Please wait, loading...

LA CUENCA DEL RÍO SAN JUAN

Blog

La cuenca del río San Juan es un sistema hidrológico que incluye agua superficial y subterránea, y actúa como un sistema de drenaje natural que, en buen estado, ayuda a incrementar la disponibilidad y calidad del agua y protege a la ciudad contra inundaciones; la cuenca del río San Juan brinda estos beneficios a los más de 5 millones de personas que la habitan.

Subcuencas-848px-01

Con una extensión de más de 32 mil kilómetros cuadrados atraviesa los estados de Coahuila, donde se ubica un 35% de la cuenca, Nuevo León con un 60% y desemboca en el Río Bravo en Tamaulipas, donde apenas se encuentra un 5% de la cuenca.

En los últimos 20 años, la zona metropolitana de Monterrey pasó de tener 2.6 millones de habitantes a 4.1 millones, un crecimiento del 53.25%. La presión hídrica de una ciudad con esta población y crecimiento es muy fuerte, y más aún por ser una de las principales ciudades de México en actividad económica, y estar ubicado en una región con relativamente baja disponibilidad de agua, por lo que resulta obvio que una de las principales acciones para asegurar el permanente crecimiento económico y social de Monterrey es proteger sus fuentes de agua.

Siendo el Parque Nacional Cumbres de Monterrey (PNCM), que está dentro de la cuenca del río San Juan, la principal fuente de agua que abastece al área metropolitana de Monterrey, en el FAMM enfocamos nuestros esfuerzos a impactar positivamente a la parte centro y norte del PNCM por su gran aportación al agua superficial y subterránea.

LA GRAN CUENCA RÍO BRAVO

Grancuenca-848px-01

Gran cuenca

El sistema hidrológico que representa la cuenca del río San Juan, es una subcuenca de un sistema mucho más grande que comienza en EEUU y termina en el Golfo de México, a este sistema se le conoce como la cuenca del Río Bravo.

Cuenta con una superficie total de 457,275 km2 ( 226.275 km2 corresponden a México y 231.000 km2 a EUA) y en México abarca parte de los estados de Coahuila, Durango, Chihuahua, Tamaulipas y Nuevo León; mientras que por la parte estadounidense se extiende por los estados de Colorado, Nuevo México y Texas.

De acuerdo al tratado de aguas firmado en 1944, las aguas de las cuencas de los ríos Bravo, Colorado y Tijuana se comparten entre los dos países y para cada cuenca existen criterios específicos respecto a la distribución del agua.

La cuenca del río Bravo es una de las ocho cuencas transfronterizas que tiene México, su tamaño y posición fronteriza entre los dos países, estados y municipios, generan importantes retos en su gestión y conservación.